Documento del mes 2020 – ENERO –

El Archivo Histórico Municipal de Cáceres muestra El Documento del Mes, documento expuesto y comentado de algunos de los numerosos documentos guardados en el Archivo Histórico Municipal de Cáceres:

EXPEDIENTE DE TEATROS

 

El EXPEDIENTE DE TEATROS es un importante documento, a través del cual podemos realizar un seguimiento histórico y pormenorizado de la actividad teatral en Cáceres durante casi todo el siglo XIX, desde la inauguración del teatro Principal en 1802, hasta mediados de siglo. En este expediente se encuentran recogidos los datos sobre la historia del teatro en Cáceres.

El primero de junio de 1802, tuvo lugar la inau¬guración del nuevo teatro. En este año era dueño del teatro Ventura Carles y una Junta pre¬sidida por el Corregidor, ejercía la censura de obras, tasaba precios, etc. Se representaron dos joyas de la literatura dra-mática nacional: «El desdén con el desdén «, de Moreto, y «La casa de tócame Roque», de Ramón de la Cruz, Este teatro, el primero en un local creado para tal fin en la ciudad, permaneció sin un nombre concreto hasta 1885, año en el que abrió sus puertas el siguiente teatro el que se denominó “Variedades” ante esta competencia el ya viejo teatro de la calle Peña pasó a llamarse teatro Principal debido a su veteranía.

Desde 1808 hasta 1812, no se tiene constancia de la existencia de actos teatrales en la ciudad debido a la situación bélica que vive el país y que se traduce en la inseguridad de los caminos y la crisis de subsistencia que la invasión francesa va a causar en la economía de los pueblos y ciudades de prácticamente toda la Península Ibérica. Hasta 1819 en que de nuevo se permite la actividad teatral en las ciudades. Por el presente Expediente de Teatros de Cáceres, sabemos que en 1821, el 7 de Enero se amo¬nestó al autor y empresario de una compañía cómica llamado José Navarro, para que procurase no ocu-rriera otra vez echar distinta co¬media de la anunciada á conse¬cuencia de estar borracho el gra¬cioso, ni que se tardase tanto en ejecutar el sainete. Quedó termi¬nantemente prohibido á los es¬pectadores entrar bebidas en las localidades, así como armar al¬borotos con la pretensión de que se repitieran escenas, bailes ó canciones.

Este documento, nos aproxima a la vida teatral cacereña y el control que desde la Junta de Teatros del Reino se hacía para velar por el cumplimiento de las rígidas normas morales que marcaban la vida teatral en las diferentes ciudades.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.